Archivo de la categoría: Maternidad

Una Approximación a la Mujer Alemana

Entre las mujeres españolas, la mujer alemana suscita mucha polémica. Antes de entrar dentro de la sociedad alemana, la mujer española ve a la mujer alemana quizás con admiración, debido a las bajas de maternidad interminables y las ayudas del estado, o quizás porque tienen una cancillera en la cabeza del estado alemán. Cuando una mujer española o para no generalizar, latinoamericana, francesa, inglesa, o de otro país dónde la mujer tiene poder visible dentro de la sociedad, entra en profundidad en Alemania, el choque sociocultural se hace evidente. Antes de continuar con mi approximación me gustaría mostraros cómo los periódicos de diferentes países tratan el tema de la mujer en el día en que se celebran los 100 años del “Día de la Mujer Trabajadora” en España, o simplemente el “Día de la Mujer” en el resto del mundo.

  • ES: ElPais.com, Hola.com, abc.es:

http://www.elpais.com/global/

http://www.hola.com/actualidad/2011030751460/dia/mujer/trabajadora/1/

http://www.abc.es/20110308/sociedad/abcp-brecha-salarial-dispara-cuando-20110308.html

  • EN: TheGuardian.co.uk, washingtonpost.com:

http://www.guardian.co.uk/world/series/top-100-women

http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2011/03/08/AR2011030800005.html

  • FR: lemonde.fr, libération.fr:

http://www.lemonde.fr/idees/article/2011/03/07/entreprise-administration-ou-sont-les-femmes_1489443_3232.html#ens_id=1488706

http://programmes-tv.blog.lemonde.fr/2011/03/07/france-2-ose-la-tele-realite/

http://www.liberation.fr/societe/01012324232-pourquoi-ne-pas-inciter-les-hommes-a-occuper-des-emplois-dits-feminins

  • DE: Die Zeit, Süddeutsche Zeitung, Taz:

http://www.zeit.de/sport/2011-03/fitschen-dfb-frauen-quote-frauentag

http://www.zeit.de/kultur/2011-03/internationaler-frauentag-100

http://www.sueddeutsche.de/digital/frauen-in-der-informatik-deutschland-ist-rueckstaendig-1.1069011

http://taz.de/1/leben/alltag/artikel/1/100-jahre-100-wuensche/

En cómo tratan el día de la mujer en los periódicos se ve claramente qué país está por la labor de la igualdad de derechos entre el sexo femenino y masculino en nuestra sociedad, y qué país no. También en qué punto están en la lucha neo-feminista.

Antes de la primera y de la segunda guerra mundial, la mujer alemana tenía el mismo perfil en la sociedad que la mujer española, francesa, inglesa, de ahí que hace cien años surgiera el movimiento feminista, la lucha de Clara Campoamor, de Simone de Beauvoir es seguido por Hillary Clinton, Christine Lagarde, por Carmen Alborch, por Soraya Sáenz de Santamaría, por Carme Chacón y por mi mísma desde mi humilde posición de mujer habitante en este mundo. Personalmente entiendo que los derechos de nosotras mismas, los tenemos que conseguir nosotras mismas y lo que nosotras consigamos es una puerta más abierta para las futuras generaciones tanto de hombres como de mujeres. Gracias al avanze en las nuevas tecnologías la mujer árabe se está haciendo notar y puede luchar más fácilmente contra las injusticias de su sociedad, haciendose escuchar y respectar. A todas las mujeres árabes anónimas les queda mucho camino por recorrer, pero lo importante es que luchan por sí mísmas, por su futuro y sabiendo lo que quieren.

Alemania fue dividida en dos partes después de la segunda guerra mundial, y cada parte fue gobernada por sistemas políticos completamente opuestos, el comunismo en la parte este, y el capitalismo en la parte oeste. Desde el punto de vista de la mujer, el sistema comunista la hacía trabajar, los niños iban a la guardería, y la mujer era considerada como una más, un agente productivo más, era una mujer productiva y trabajadora aunque fuera madre. Por el contrario en la parte capitalista se impuso el modelo que la mujer tenía antes de la primera guerra mundial, eso significa, mujer dedicada a la casa, al cuidado de los hijos y si trabajaba antes de casarse era en oficios llamados para la mujer. España tiene su historia, Francia tiene su historia, Reino Unido tiene su historia y en cada país se ha visto una evolución diferente de los derechos de la mujer, en nuestro país vinieron todos de golpe a la muerte de Franco, en Francia ya los empezaban a tener en los años sesenta cómo pasó en el Reino Unido, pero en Alemania, aunque protocolariamente, por ley no se pueda discrimizar por sexo, raza, religión y se “apoye” a la mujer con muchas palabras escondidas, lo cierto es que tal avanze es inexistente.

Me gustaría crear un poco de polémica (espero muchos comentarios), así que voy a escribir de una manera radical protocolariamente aceptable. El gobierno alemán penaliza a la mujer trabajadora alemana desde el punto de vista:

  • Bajas maternales de entre 1-3 años = Ruptura de la carrera profesional por cada nacimiento de un hijo. LEY: Tanto hombres como mujeres pueden coger las bajas maternales/paternales. No es legal que te despidan, pero pueden hacer mobbing o despedirte por otra razón. REALIDAD: Muchas mujeres no vuelven a sus puestos de trabajo después de la baja de maternidad. CIERTO: Hay asociaciones de mujeres que te ayudan a la reinserción al mundo laboral. REALIDAD: Los jefes no quieren a madres en los puestos de trabajo, porque una madre se tiene que dedicar a sus hijos.
  • No hay casi guarderías de 0-3 años, el sistema público de escolaridad empieza a los 6 años, antes se entiende que los niños tienen que ser educados por la madre. Y a partir de los 6 años hasta los 10, los niños tienen horarios de colegio que empiezan a las 8h hasta las 13h en el mejor de los casos, a veces salen a las 11h. REALIDAD: Qué pasa con los niños? Quién los cuida? Quién los educa? Pues, evidentemente la madre que está en casa y puede compaginar sus quehaceres con el cuidado de los niños.
  • Cuando una mujer se casa, y su sueldo es inferior al del marido se pueden cambiar el porcentaje de impuestos que se pagan al estado para que en el cómputo general, la familia pague menos impuestos y tenga más beneficios netos reales. Eso significa que según la diferencia entre los sueldos se puede llegar a pagar una mujer como máximo un 60% de impuestos y el marido un 20% (en el peor de los casos, porque también en el cálculo puede salir que la mujer pague un 50% y el hombre un 30%). REALIDAD: La psicología social canta por los cuatro costados, sueldo bajo que recibe la mujer, paga más impuestos, su sueldo y valor por su trabajo es tremendamente degradado y si encima tiene que pagar una guardería para sus hijos hasta los séis años, que por cada hijo vamos a poner una media de 500€ al mes, pues… las cuentas no salen.
  • El llamado LUJO por no hacer nada. Después de leer los primeros tres puntos, también se puede sacar en claro, la discriminación de la mujer por escalas sociales. Quién puede pagarse las guarderías, las extra canguros, los colegios privados con comedor al mediodía, quien la diferencia entre sueldos entre marido y mujer no está agudizada, etc. Hay diferentes puntos de vista de los derechos de la mujer en la sociedad, dependiendo del estatus social y de si se és madre o no. Aquí se ve cómo lo máximo, que la mujer esté en casa, el marido puede mantener una familia entera, la mujer no tiene necesidad de trabajar. Ni siquiera se computan como paro, porque es que no quieren trabajar.
  • A la mujer trabajadora y madre se la llama “Rave-Mutter”, que significa madre cuervo o a la mejor traducción mala madre. Porque no se está encargando de su objetivo como mujer que es cuidar de los niños y de la casa. Pero de esta expresión sale que por ejemplo, en el trabajo, una mujer embarazada es desplazada, porque parece ser que pierde la competencia, la sabiduría, olvida sus estudios. En algunos casos, la despiden después de la baja de maternidad, no les renuevan los contratos, les bajan el sueldo con la excusa de que no son flexibles… Y no sólo a las madres, sino también a las “potenciales madres” en edad de procrear.
  • Mujeres que pierden el poder de la palabra y de la acción debido a que no tienen poder adquisitivo independiente al del marido. Piden permiso para comprarse ropa, piden permiso para la toma de las decisiones de la casa, tienen que comprar en las tiendas de segunda mano la ropa para ellas y para los hijos, mientras el marido compra ropa en las tiendas normales. Por suerte o por desgracia aquí conozco a mucha gente, y he visto mujeres “encarceladas” a su marido, porqué sino, ellas no tienen nada, y he visto también matrimonios por contrato de “tener hijos y mantener a la mujer”. En este ambiente frío, los hijos son educados, modelo de madre sumisa y comprensiva y padre autoritario y distante.

Está claro que en todos los países cuecen habas y Alemania no es una excepción. El problema de este país, es que las mujeres no luchan por sus derechos, no quieren cambiar su estatus, ellas están convencidas de que este modelo de mujer en casa y cuidando hijos es el mejor para la sociedad y para ellas mismas. Un día en la consulta del médico, cayó en mis manos la revista Cosmopolitan, y leí un artículo en el que decía que hacer para convencer a mi jefe que aunque sea madre puedo hacer bien mi trabajo. Pensé, madremia! Cómo está el patio. El otro artículo hablaba de cómo seducir a tu compañero de trabajo para que te haga caso. En eso dije, o la revista está enferma, o a la mujer aquí le pasa algo y no sabe todavía qué exactamente.

No me estoy inventando nada, y creo que en España la situación de la mujer es bien diferente y sobretodo es diferente en nuestra cabeza, en nuestro modus vivendi aunque haya de todo en todas partes. Lo importante es que conociendo nuestras cartas, tomemos nuestra decisión a sabiendas de lo que hacemos, y nosotras mismas, desde nuestro corazón. Personalmente, yo tengo treinta años, quiero tener una muy buena carrera profesional y tener hijos, mi punto de vista es que un hijo es cosa de dos, la mujer pone el óvulo, el hombre el espermatozoide y si se quiere mantener dos carreras profesionales y criar una prole hay que hacer esfuerzos y sacrificios por ambos lados. Lo que no voy a aceptar por ejemplo es que mi suegra alemana de cincuenta años me diga que soy una “Ama de casa” “Frauhaus”, o que me diga que si trabajo es temporalmente, o que si cuando digo que mi sueño es tener una habitación para mi para pintar, mi cuñada alemana de veintidós años diga que tenga que forzar a mi pareja a hacer carrera para tener una gran casa. No, hay cosas que no voy a aceptar, por dignidad, y que las replicaré por dignidad del resto de mujeres qué quieren vivir su vida con exactamente las mismas oportunidades que cualquier otra persona en la sociedad en la que vivo. Qué por el hecho de ser del sexo femenino no somos inferiores, ni tenemos que ser mantenidas, ni tenemos que ser todas enfermeras (respetando la profesión), tenemos derecho a respirar y a elegir. Tenemos derecho a ser nosotras mísmas.

 

Mujer Trabajadora, Si, pero si no es Madre

Hace 50 años la mujer casi no podía ni trabajar, estaba mal visto, y si lo hacía era, en trabajos como secretaria y con mucha suerte como profesora, aunque en las zonas rurales a parte de llevar la casa, también se encargaba de algunas tareas del campo o del cuidado de los animales. Y eso, aunque no era remunerado, era trabajo, y trabajaba para la economía familiar.

El movimiento activo feminista de los años cuarenta propulsó la idea de que la mujer podía acceder al mercado laboral y trabajar en cualquier trabajo. Antiguamente todos los trabajos eran de “hombres”, así que la expresión “acceder al mundo laboral” significaba acceder a cualquier tipo de empleo.

Ahora según nos encontremos en países más o menos desarrollados feminísticamente hablando vemos diferentes evoluciones de este movimiento feminista. Personalmente, si hablamos de temas de mujer, el país más evolucionado es Francia, y quizás después me atrevería a decir España, y después los países escandinavos. En las últimas posiciones de esta tabla imaginaria pondría a Alemania, Estados Unidos y Reino Unido.

Mientras que en Francia se hablan de los problemas reales de la mujer abiertamente, como son la conciliación de la vida familiar y profesional, los problemas cotidianos de los hijos, cómo mantenerse femenina, cómo mantener la vida sexual activa siendo madre, casada, trabajando, y lo más importante cómo compartir con la pareja todas estas responsabilidades. Con estos puntos de vista, Francia está asumiendo un tipo de mujer “normal”, o que al menos “debería-ser-normal-en-todos-los-países”, un tipo de mujer que puede trabajar, que puede ser madre y trabajar, que puede ser femenina y tener cargos de responsabilidad, que puede ser femenina y ser madre, que puede ser amante y ser amada, ser madre y trabajar, en definitiva que puede decidir su estatus y situación en la sociedad abiertamente, sin ningún tipo de prejuicio. Cierto que siguen siendo la mayoría, las mujeres francesas madres que piden la reducción de jornada (los miércoles libres) para atender a sus hijos cuando no tienen escuela, pero este factor no las hace inválidas para trabajar y sus compañeros lo tienen en cuenta a la hora de planificar los proyectos, trabajos, etc.

En España estamos avanzados si, pero con un paso para atrás respecto a Francia, en el sentido, en que para tener éxito en el terreno profesional, o ser “mujeres de vanguardia” y/o modernas, todavía tenemos el prejuicio de que hay que “no-ser-madres”, o “estar-solteras”. Lo vi claramente estupefacta cuando en el mes de mayo leí en la portada y en un artículo de la revista InStyle de otro mes, creo que era marzo, en el que citaban “la mujer de hoy”, y entre las páginas mostraban 5 mujeres “de hoy”, todas ellas actrices, empresarias de éxito, de entre 30 y 35 años, solteras, y sin hijos. Es decir, esta es la imagen, que España, en este momento quiere ofrecer cómo mujer moderna. Aunque si es verdad que entre nosotras, en asociaciones de mujeres, en reportajes, sí se habla de cómo mejorar la conciliación de la vida profesional y personal, cómo ser madre y llevarlo todo, etc. Con ésto, estamos, los españoles, asumiendo que la mujer es libre, que puede decidir su papel en la sociedad, que puede trabajar y ser madre sin estar mal visto, y que en esta carrera de obstáculos, quizás pierda su feminidad. Pero la mujer española puede con todo! Y todo el mundo lo sabe!

En Alemania, que se encuentra entre los últimos de la tabla, es, desde mi punto de vista, uno de los peores países de cara al feminismo, con la promoción de un papel trogodita-dinosaurio de la mujer en la sociedad. Después de la segunda guerra mundial, hay dos Alemanias, que todavía hoy están muy diferenciadas, no sólo económicamente sino también en temas de mujer. Mientras que en el Este la mujer trabaja y hay una plaza de guardería por niño, en el Oeste no. Así que voy que hablar principalmente del Oeste, aunque las asociaciones, revistas, periódicos, impuestos, políticas sociales sean comunes. En Alemania (Oeste), la mujer se ve cómo una inválida cuando se convierte en madre, y en una semi-inválida cuando se casa. Es decir, que cuando cambia de estatus civil / madre de repente, cambia su libertad, cambia su forma de vestir, cambia su actitud de ella misma, pero también de la que las rodean. Deja de ser femenina, deja de trabajar, y pasa a depender íntegramente del marido (y con mucho gusto) y forzándo, al hombre, a tener éxito, para que entre más dinero en casa, y que la mujer pueda vivir mejor. La mujer acepta totalmente su papel, y el resto de la sociedad lo confirma, reprochando a las mujeres que no siguen este papel. Es decir, que Alemania aprueba que la mujer estudie, trabaje, pero sólo hasta un punto. En este punto, todo son ayudas para que deje su trabajo, cuide de los niños, y restricciones para que no se salga de este ideal de mujer-que-se-queda-en-casa y en el que pierde su identidad, libertad y feminidad. (quizás por eso no hay tanto paro ni problemas de pensiones en Alemania, porque la mujer no trabaja?).

Leyendo libros, escuchando la radio de otros países, me da la impresión de que en cierta manera se está forzando a la mujer media, a quedarse en casa en el momento en que se queda embarazada, sea para soportar la economía familiar/o del país, para soportar al marido, para educar y cuidar a los hijos, pero en definitiva fuerzan a la mujer a volver a su papel ancestral, a despojarla de su libertad de movimientos y de decisión, a despojarla de su feminidad cómo mujer, a sumirla en la ignorancia, en la sumisión al marido, en la sumisión a la familia y a que pierda su profesión y su estatus en la sociedad.

Cada país tiene su contrapunto, su forma de ver la organización del país, y hay que investigar bien antes de criticar nuestro propio país en temas de avances feministas, nos lo tenemos que creer, sómo muy modernos y estamos muy avanzados en temas de la mujer, pero hay que seguir avanzando y sobretodo exportando nuestro modelo, sin miedo, para liberar al resto de mujeres de esta “nueva-moderna-represión”, es decir, que una mujer puede ser madre, trabajar, ser femenina, casarse y ser respectada como profesional, como madre, como mujer atractiva, como compañera y amiga.

Fuck-me Shoes

Los “fuck-me shoes” son aquellos zapatos de tacón alto que te quedan tan irresistiblemente bien, que está una tan sexy, que lo hombres no dudarían en seguirte hasta el fin del mundo si se lo pidieras en ese momento.

La frase dónde he sacado esta expresión, viene del libro que me estoy leyendo ahora “Notting Hell” de Rachel Johnson, cuando escribe: “There’s no point in wearing fuck-me shoes if you’re walking children to school – through lots of more high maintenance mothers do.” que significa “No voy a llevar ni de lejos, tacones altos ultra chic para llevar a los niños al cole, aunque otras madre de alto stading lo hagan”.

Mi reflexión está dirigida a las madres que deciden voluntariamente quedarse en casa para cuidar a la prole. Sean de la clase social que sean, todas al fin y al cabo tienen los mismos problemas durante el día: organizar la casa, organizar su agenda de actividades, si tienen un trabajo extra pues hacerlo, cuidar que sus hijos lleguen al colegio puntualmente y a sus demás actividades extra-escolares, que hagan sus deberes y al final del día acostarlos y preparar la cena para el marido que llega del trabajo. Un trabajo que dura la friolera de las 24horas al día.

Luego están las otras madres que trabajan y que no se quedan en casa cuidando a la prole, pero que hacen la lista de tareas de las madres que se quedan en casa más su trabajo de mínimo 8 horas diárias.

Ya he oído varias veces, tanto aquí en Alemania como en Francia la retórica, de que: Por qué trabajar? Si nos mantienen, nosotras en casa sin hacer nada.

Después de años, y mucho tiempo de aburriemiento (la mayoría, no todas) exclaman como excusa que tienen miedo al cambio, a volver al trabajo, y que es complicado salir del círculo vicioso de estar en casa. Que es duro buscar trabajo cuando has estado muchos años sin responsabilidades profesionales, que los empresarios no quieren saber nada de madres o amas de casa.

Cierto, cierto, pero también tenemos que anunciar bien alto el “mea culpa” y las pocas ganas de luchar literalmente contra el sistema. Porque si en algo define la batalla del feminismo, es el contra-conformismo. Si por todas las mujeres que lucharon contra el estatus de la mujer en la sociedad, fue el luchar, el no ser conformistas, el levantarse por la mañana y ponerse a trabajar contra toda imposición cultural contra su libertad de expresión (sea trabajar, votar, tomar decisiones, decidir si tener hijos o no, etc, etc).

Esta semana pasada leí en la Vogue UK del mes de julio, una entrevista a la Madame Massanet, la mujer que ha levantado ella sola el imperio de las ventas de moda y productos de haute-couture en internet, llamado net-a-porter.com, y theoutnet.com. En ella, le preguntaron a la Madame Massanet por su éxito, y ella contestó: “Contratar a madres trabajadoras, porque ellas son multi tarea y extremadamente productivas”. Ahí está la clave de que esta Madame super inteligente ha comprendido y que el resto de dinosaurios-hombres-de-negocios-empresarios no.

Otra de las cosas que me encantó de la entrevista, es que ella va vestida super elegante y con taconazos, y todos sus trabajadores/as también! Ésta es una de las batallas que nos quedan por ganar, y que ya se empieza a conquistar pequeñas parcelas, pero todavía no todas. Que una mujer ultra femenina, bien vestida, ultra fashion tenga responsabilidades y que le tengan respecto como buena profesional. Que no sólo las feas y mal vestidas tienen porqué tener éxito en los terrenos ejecutivos o en negocios que no tengan que ver con la moda.

Ahí está mi punto de “fuck-me shoes”, las mujeres se auto desprecian por llevar zapatos de tacón alto, por ir sexys? En el momento que nos sentimos guapas nos sentimos también incapaces de ser profesionales? Despreciamos también a las mujeres que se sienten sexys? Las sentimos como amenazas sexuales respectos a otros hombres?

Sin entrar en temas biológicos y de nuestra naturaleza antropológica, el nuevo feminismo tiene que sobrepasar la barrera alta y bien puesta en nuestras cabezas femeninas de los prejuicios católicos, que nos impusieron durante el siglo pasado, en tiempos de la post-guerra española. Así que mujeres, liberaos, y con fuck-me shoes a comerse el mundo profesional, en el que tenemos muchas cosas que decir y hacer. O para ir a buscar a los niños al colegio, o ir a comprar el pan. Y cómo un día me dijo mi hermana-ultra-fashion: “Un día mi compañero de departamento, me dijo que tenía una presión super grande al trabajar conmigo al lado, porque no podía no cordinar bien los colores de la ropa, o no llevar limpios los zapatos o utilizar calcetines acordes con la vestimenta”.

La Penalización de la Mujer Trabajadora en Alemania

El estado del bienestar en Alemania tiene una fuerte base en lo que el estado cree que es el núcleo familial ideal y perfecto. Este ideal consiste en un padre, una madre y sus hijos. Es decir un padre que trabaja, y una madre que está en casa cuidando a la prole. Y este ideal de familia lo sostienen a base de duras presiones de los impuestos, a base de ayudas y a base de doctrina política. Una situación a denunciar, porque atenta totalmente con el ideal de mujer trabajadora y porque va en contra de la conciliación de trabajo y familia.

Primero en Alemania la cantidad de impuestos que se paga depende del estatus civil, hay diferentes categorías, por ejemplo una persona soltera va a estar en la categoría 1, y va a pagar más o menos un 40% del sueldo en impuestos. Cuando una persona se casa con otra, puede mantenerse en la categoría 1, o cambiar a otra categoría. Este cambio significa que tienes la oportunidad de que una de las dos partes de la pareja pague menos impuestos, es decir un 20%, pero la otra tiene que pagar más, es decir un 60% para así siempre mantener un total de 80% de impuestos aproximadamente en un núcleo de 2 personas. La ventaja es que si una parte de la pareja gana más dinero, pagando menos impuestos habrá más dinero dentro del núcleo familial. La realidad es que normalmente siempre es el marido el que gana más que la mujer, y eso quiere decir que si la mujer trabaja, ella, cada mes va a recibir un sueldo irrisorio por su trabajo. Y si se mantiene la tasa de impuestos al 40%, está claro que se está perdiendo dinero. Y aquí está una de las trampas.

Por otro lado, si en esta situación la mujer deja de trabajar y se queda en casa cuidando a los hijos o de la casa, en este caso el estado alemán le dará una ayuda (la cantidad de la ayuda depende en cada región de Alemania) por el hecho de quedarse en casa. Vamos a suponer que una mujer madre que decide quedarse en casa, quiera hacer un curso de Inglés, y necesite una guardería para sus hijos por las mañanas. El problema vendría, porque el estado alemán no le permitiría buscar una guardería porque ella no tiene un trabajo remunerado que le ocupa el tiempo. Es decir, para acceder a una guardería (aunque sólo sea media jornada) se tiene que demostrar que se está trabajando, porque sino el trabajo de dicha mujer-madre es de cuidar a los hijos y de no hacer nada más.

El otro problema viene cuando no hay suficientes guarderías en Alemania, y no me refiero al caso español.. comparándolo se podría decir que en España tenemos muchas! En Alemania el caso es muy grave, y el estado no da facilidades ni para promover cursos de personal de jardín de infancia, ni para promover la construcción de guarderías. Son iniciativas de padres, de comunidades, de empresas o de coperativas las que se encargan de las mayor parte de las guarderías existentes. A veces son los padres mísmos los que tienen que hacerse cargo de las guarderías, de su gestión, de la limpieza y de las bajas por enfermedad de las trabajadoras.

El siguiente problema son las escuelas públicas y sus horarios. En España tenemos “parbulitos” o la Educación Infantil que va desde los 2-3 años hasta los 6 años, y los horarios, con cierta variación, van desde las 9h hasta las 13h y desde las 15h hasta las 17h. Con comedores y actividades extraescolares. En Alemania la escuela pública empieza a los 6 años hasta los 10 años, con un horarios de 8h hasta las 13h. Es decir, cuando hablamos de guarderías en España nos estamos refiriendo al periodo de 3-6 meses hasta los 2-3 años. En Alemania nos referimos a que es casi imposible tener guarderías llamadas “Kindergarten” que van desde los 3 años hasta los 6 años, y ya imposible es encontrar guarderías llamadas “Kinderkrippe” que van desde el 1 año hasta los 3 años. Y este problema continúa porque en la escuela pública hasta los 10 años no hay comedores escolares, y los niños terminan su jornada a las 13h! Qué haces con los niños todo el mediodía y toda la tarde? Algunos ayuntamientos ofrecen un servicio público de canguros, o de mujeres que cuidan a niños, pero es difícil también de conseguir a una de estas “mujeres”.

Como se puede apreciar, el sistema está pensado para que sea la madre y no el padre, el que se quede en casa cuidando a los hijos. Primero ofreciendo una baja de maternidad de 1 hasta 3 años, para favorecer el no-uso de las Kinderkrippe, dónde la madre recibe dinero del estado (60% el primer año, si sólo se pide uno, o un 30% los dos primeros años si se piden 2 ó 3). Ahora es cierto, la ley cambió y el padre también puede coger este periodo de baja paternal, desde el segundo mes de baja de la madre (pero no a la vez). Pero pocos padres se cogen un año de baja paternal.

Otra de las leyes alemanas absurdas y que obligan al matrimonio como figura ideal de familia, es el hecho de que si no se está casado, los hijos sólo pertenecen a la madre y no al padre. Es decir, en caso de no estar casados, el padre tendría que adoptar legalmente al hijo para asegurarse algún derecho sobre “su propio hijo” y que su nombre apareciera en los libros de familia, etc.

El estado casi “obliga” a seguir este ideal familial a base de ayudas a quedarse en casa, impuestos abusivos, y no favoreciendo la creación de guarderías públicas, ni cambiando los horarios escolares. Pero la realidad es bien distinta, la realidad es que está ocurriendo toda una revolución en contra del sistema, cuyo resultado es una baja de natalidad esquelética 1,30 (España tiene 1,46), una tasa de matrimonios bajísima 4,48 (España tiene 4,23), matrimonios exprés por el nacimiento de un hijo y una edad de ser madre por primera vez, que está por encima de los 35 años.

Mouvement de Libération des Femmes

En Paris de 1968, se reunieron unas pocas mujeres en un pequeño estudio para hablar sobre la ocultación de las mujeres en las revueltas del 68. En aquella reunión estaban Monique Wittig y Antoinette Fouque. De esta reunión hace 42 años, nace el “Mouvement de Libération des Femmes” pero fue hecho público oficialmente en 1970 y de ésto hace exactamente 40 años. ¿Por qué cuento ésto? Porque leyendo mi libro de Simone de Beauvoir y leyendo el artículo de la revista ELLE Francia “Il faut un Grenelle des Femmes”, he llegado a una conclusión que ya tenía en mente, y creo haber exprimido en el artículo ¿La Baja de Maternidad es un Tiempo Sabático para la Mujer? dónde hablo del hecho natural de ser madre.

La vida de Simone de Beauvoir fue marcada totalmente por su ansía de “no-parecerse-a-una-mujer”, su marcado feminismo le hizo ser esclava de sí mísma. Sin sentirse mujer. Hay que entender su época, cómo era toda una revolución que una mujer no se casara, no tuviera hijos, y no hiciera nada, absolutamente nada de lo una mujer de su época debía hacer. Vivía de sí misma, de sus libros, era un referente de la mujer moderna, un icono del feminismo. Es verdad que abrió muchas puertas, pero también instauró un modelo de mujer que ahora estamos “sufriendo”. En mi opinión, para empezar la lucha por los derechos de las mujeres, en un primer estadío de la lucha, es cierto que hay que romper las reglas. Al principio, hay que luchar como en una guerra, y hay que dar vidas, metafóricamente hablando, para que se rompan las tradicionales formas de vida. En este caso, esa vida la dió Simone de Beauvoir, la ruptura fue de pasar de una mujer del marido, a una mujer independiente, y la guerra fue llamada Feminismo.

Unos años después, durante los años 80, Antoinette Fouquet, activista feminista, fue madre, y en la entrevista de la revista ELLE dice, que en ese momento ella se dio cuenta de que una mujer, por muy feminista que fuera, no podía renunciar al hecho de ser mujer.

Yo todavía no soy madre, pero siempre he pensado así. Lucho cada día en el duro mundo de la ingeniería (lleno de hombres), lucho por los derechos de las mujeres dentro de mi mini mundo, y cuando leí los libros sobre biología evolutiva de Richard Dawkins y de Jared Diamond descubrí que soy una mujer, y como mujer yo tengo unas características que los hombres por ejemplo no tienen (a ver..  no las obvias!!), y que el papel principal de una “hembra” dentro del reino animal ha sido siempre uno, el de la reproducción.

Ahí mi punto de vista feminista cambió, y empecé a pensar, en que como animales sociales, racionales e inteligentes, el ser humano nunca ha buscado de una forma, antropologicamente hablando, natural el adaptar la capacidad de reproducción de la mujer a la sociedad cultural de una forma “natural”. Y vi claramente, que ésta tiene que ser la lucha de la mujer de hoy en día. Buscar la igualdad dentro de la sociedad cultural, manteniendo su género sexual y reproductivo, porque cómo lo queramos o no… como decía Richard Dawkins, sómos simplemente máquinas transportadoras de genes.

Antointte Fouque decía en la entrevista (traduzco literalmente del francés): “Yo siempre he defendido la diferencia de sexos, que tienen en común un punto esencial: El hecho de crear una vida. El Feminismo ha querido pasar del modelo tradicional, la mujer toda ella en el útero, a un modelo dicho “liberado” de la maternidad. Mi projecto con el Movimiento de Liberación de las Mujeres” ha sido de conciliar los dos.” Más adelante en la entrevista dice: “La maternidad seguirá siendo una esclavitud para la mujer, un handicap para el acceso de las mujeres a la igualdad.”

A mi me encantaría discutir y charlar horas con esta mujer, primero para decirle, que hay que impedir que cualquier mujer piense que la maternidad es una forma de esclavitud o de minusvalía. Y luego para decirle, que hay que seguir luchando por la igualdad porque los gobiernos tienen en su mano este cambio, esta igualdad. Si, si!! Los hijos, son hijos tanto del padre como de la madre, aunque la madre haya gestado durante 9 meses el fruto de la vida en su vientre. Por tanto, la ley debería obligar a tomar la baja de maternidad a la madre primero por X número de meses y luego al padre la baja de paternidad por los mismos X números de meses. De esta manera en el terreno profesional no habría ninguna diferencia en que una pareja tuviera un hijo, ambos progenitores tendrían luego el mismo número de meses de ausentamiento en el puesto laboral.

Antes, sinceramente, creía que las bajas de maternidad de Suecia, Noruega, Dinamarca y Alemania, dónde la mujer puede elegir entre 1 año, 2 o 3 años para dedicarse al cuidado del hijo, era un progreso enorme hacia la libertad de la mujer. Pero no. Ahora lo veo como el más fuerte machismo. Primero porque estas leyes dicen que es la mujer la que debe cuidar al hijo durante sus primeros años de vida, y dejar su trabajo durante ese tiempo, y luego porque aunque en los mejores casos, le reserven su puesto de trabajo, nunca va a ser lo mismo que antes. En este mundo altamente competitivo, un año o más fuera del trabajo equivale a empezar de cero cuando regresas. Y por consiguiente muchas mujeres pierden la fuerza de su carrera laboral. O cómo ocurre en dichos países, la cuota de natalidad está bajo mínimos y las mujeres tienen los hijos cada vez más tarde, rondando la media de edad de tener el primer hijo a los 35 años.

Simone de Beauvoir eligió la vida de no tener hijos, primero para luchar contra los deberes tradicionales de las mujeres, y segundo para dedicar su vida a su vida personal y profesional. 10 años después de empezar el siglo XXI, dónde todavía los gobiernos son incapaces de ver la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres por igual,  hay muchas mujeres Beauvoires que queriendo no seguir con los deberes tradicionales retrasan la edad de tener hijos, arriesgando sus propias vidas, y las de sus futuros hijos.Y no luchando por la Igualdad! Están resignadas, e intentan adaptarse ellas mísmas a la sociedad en lugar de cambiarla!

La guerra llamada feminismo, todavía no ha terminado, porque ahora estamos en la siguiente etapa, la del Nuevo Feminismo o Igualdad de derechos (que no de sexo). Y digo y repito, que sí se puede seguir cambiando las cosas, sólo hace falta saber qué cambiar!