Archivo de la etiqueta: Burka

Burka Sí, Burka No

Esta semana ha salido en ElPais.com la noticia de que el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, el sueco Thomas Hammarberg dijo que “hay que condenar la obligación de llevar el Burka, pero que las mujeres deberían de ser libres para elegir cómo se visten, sin interferencias de sus comunidades ni de las autoridades”.

Podéis leer el artículo en el siguiente enlace:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Consejo/Europa/veto/burka/elpepusoc/20100309elpepisoc_7/Tes

Me parece muy correcta la respuesta del comisario después de las “movidas” que se han producido debido al tema en Francia, pero lo deja ambiguo, es decir, no lo resuelve. Por un lado, es verdad que no se puede prohibir una forma de vestir en un país democrático, pero por otro lado también es cierto, que tampoco se puede obligar a una persona a llevar una prenda determinada dentro de un país democrático. Así que, me parece a mí, que la jurisprudencia en este caso es clara, no se puede prohibir el llevar el Burka, pero si una persona denuncia a otra por llevarlo, un juez puede determinar que es peyorativo para según que personas. A mi modo de ver el Burka es más peyorativo para la mujer que lo lleva, que para la mujer que lo presencia y desde mi punto de vista, el Burka quita la libertad de expresión de la mujer, es decir de expresarse en sí mísma.

Y cómo dije en mi anterior opinión la paradoja de la ley de libertad de expresión se queda corta respecto al Burka, porque una mujer puede tener la libertad de elegir el llevar el Burka “libertad de vestirse como quiera”, pero a la vez el Burka le impide disfrutar de su “libertad de expresión dentro de la sociedad”.

Anuncios

¿Chanel diseña Burkas?

Esta en la paradoja con la que me encontré leyendo los artículos de prensa en Le Monde, y en ELLE sobre la nueva propuesta de ley en Francia que prohíbe la utilización del Burka (entre otras vestimentas) en los lugares públicos. Y mi lectura del libro “Girls of Riyadh” (Las chicas de Riyadh), que por razones de trabajo, me ha llevado gestionar proyectos en Arabia Saudí y me ha dado por interesarme por su sociedad (muy curiosa, todo hay que decir).

Particularmente yo estoy en contra del Burka, y especialmente cuando hace unos tres años vi por primera vez lo que era, en la plaza de España de Barcelona. Me dejó en schok y estuve pensando en ello días y días. Mi impresión fue la siguiente: Bajé del autobús, cruzé un paso de cebra y allí, parada, de pie, en frente del hotel Plaza, estaba “eso”. La primera sensación fue miedo, susto, angustia, gritar, hay-dios-mio, pero-es-peor-de-lo-que-pensaba… Todos estos pensamientos juntos. Y eso, fue mi impresión al verla, no al llevarlo. La mujer se ve como una masa que deambula tintuveante, sin cara, sin expresión, una mancha negra en la calle. Es lo peor que le pueden hacer a una mujer, taparla. Para mi llevar el Burka es una violencia contínua, no sólo psicológica sino también física. La mujer queda reducida a nada, peor, a algo que hay que esconder.

Los grupos a favor de “la libertad de expresión de usar Burka” dicen que en un país laico, donde la libertad es un lema no se puede prohibir formas de “vestir”. Para mi, quitar la libertar de expresión es un delito y el Burka lo hace con la mujer. En una sociedad occidental, dónde normalmente no se obliga a la mujer a llevar Burka, y dónde se respeta la multiculturalidad y dónde además la mujer disfruta de igualdad, dónde Simone de Beauvoir junto con otras mujeres luchó por esta libertad. No se puede permitir que mujeres que vienen de tierras orientales por tener una vida mejor fuera de su país, tengan que ver a través de sus 2 milímetros de rejilla, cómo mujeres con libertades van “vestidas” como ellas quieren y sin ninguna imposición.

El otro argumento que utilizan los grupos a favor de “la libertad de expresión de usar Burka” es que son las mujeres mismas las que deciden de llevar el Burka. Eso, ya no lo sé. Pero, esta ley es para “igualizar” a las mujeres libres de un país dónde su lema proclamado a los cuatro vientos es: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Es decir, libertad de expresión, todos juntos y contentos, pero sin olvidar que todas las mujeres y hombres tienen que tener los mismos derechos, pisando tierra occidental.

Un argumento más y paradójico, es como siempre decimos, la libertad de uno mismo termina dónde empieza la de los demás. En este caso la libertad de la mujer de llevar Burka termina dónde empieza la libertad de la mujer en sí misma.

Y aquí tenemos la paradoja, Chanel, Valentino, Gucci entre otros venden sus exquisitas piezas de ropa en Arabia Saudí o en tierras orientales, pero también sus correnpondientes Burkas en finas telas negras para taparlos!

Pero tranquilos, no sólo para las mujeres sinó también las túnicas blancas (thobe) que los hombres utilizan. Claro la diferencia a parte de en el color, con los trajes-tapa-trajes de los hombres, es en que el hombre no esta escondido.